2.3. Cómo adaptar el trabajo de las personas mayores: consejos básicos

Las capacidades de los trabajadores cambian con la edad, tanto a nivel físico como fisiológico y psicosocial. En general, los trabajadores mayores tienen una capacidad de trabajo reducida y es difícil para ellos realizar las tareas anteriormente asignadas en las mismas condiciones que cuando eran más jóvenes. Para conseguir que conserven su trabajo o para encontrar uno nuevo, se necesitan adaptaciones en el lugar de trabajo y en las condiciones laborales.

Así lo explica este representante sindical:

 

Una de las adaptaciones más comunes de las condiciones de trabajo para los trabajadores mayores consiste en la reducción del tiempo de trabajo. Por ejemplo, la transformación del contrato de tiempo completo a uno de tiempo parcial es una de las medidas que en Italia se promueven tanto por ley como por negociación colectiva. Según la ley n. 208/2015, artículo 1, párrafo 284, los empleados privados pueden transformar un trabajo permanente de tiempo completo en uno de tiempo parcial si: cumplen 66 años de edad 7 meses antes del 31/12/2018; llevan al menos 20 años de cotización; y reducen su tiempo de trabajo en un 40-60%. Trabajar a tiempo parcial puede permitir a los trabajadores mayores conciliar su trabajo y sus necesidades personales, por ejemplo las relacionadas con su estado de salud o con su familia, al mismo tiempo que puede facilitar la transición a la jubilación.

Sin embargo, incluso si el tiempo parcial podría considerarse como una medida de envejecimiento activo, a veces no es la opción más conveniente desde el punto de vista económico, tanto para el empleador —por no ser muy alto el ahorro de dinero respecto al contrato a tiempo completo—, como para el empleado porque el salario se reduce y la mayoría de las veces es necesario encontrar otra ocupación. Cuando los trabajadores mayores reducen el tiempo de trabajo también se reducen los salarios. Esto representa un problema si el salario es la única forma de ingreso del trabajador, por lo que sería necesario saber cómo corregir la pérdida de ingresos por el salario reducido.

Además, en aquellos sectores donde el tiempo parcial ya es una regla, en particular el turismo y el sector de la limpieza, sería necesario encontrar otros instrumentos que no representen una carga adicional para la empresa a la hora de apoyar a los trabajadores de mayor edad en la transición a la jubilación.

En relación al trabajo flexible, los cambios de turno, el trabajo inteligente o el trabajo a distancia, pueden representar soluciones importantes para permitir que los trabajadores mayores sigan activos, pero de acuerdo con sus necesidades. Para considerar el trabajo inteligente o el trabajo a distancia como una medida de envejecimiento activo eficiente es necesario tener en cuenta el ecosistema en el que se basan las operaciones de la empresa, así como la distancia entre los desplazamientos al trabajo. Por ejemplo, si la empresa tiene su sede en una gran ciudad y el trabajador vive en las instalaciones de la empresa, probablemente preferiría ir a la oficina en lugar de quedarse en casa. Es necesario tener en cuenta que el trabajo desde el hogar podría generar soledad y exclusión, especialmente para los trabajadores mayores que están acostumbrados a trabajar desde la oficina.

Las adaptaciones de tareas también son una importante medida del envejecimiento activo. A veces, el problema no es la edad en sí, ya que en la actualidad el número de tareas que exigen un trabajo extremadamente duro es bajo. El problema es que, como consecuencia de la digitalización, la forma de trabajar cambia, los ritmos son más rápidos y los trabajadores de mayor edad podrían tener más dificultades para seguir estos ritmos. Para evitar esto, los empleadores deben ofrecer planes de formación y perfeccionamiento para ayudar a los trabajadores de mayor edad a mejorar sus habilidades y entender las nuevas tecnologías. Otra posibilidad para esta problemática sería reducir la carga de trabajo de los trabajadores mayores.

Las adaptaciones de tareas o de tiempo de trabajo permiten la retención de empleados con talento en áreas donde las habilidades son escasas. En aquellas empresas donde la profesionalidad del trabajador se ha desarrollado a lo largo de los años, la jubilación anticipada de los trabajadores mayores representa un problema importante en términos de productividad laboral y, por ese motivo, las empresas se interesan en promover medidas de envejecimiento activo.

En algunos sectores, como en el sector turístico, los trabajadores realizan tareas pesadas y repetitivas con horarios desafiantes en forma de turnos que comienzan temprano en la mañana. Esta tipología de las condiciones de trabajo afecta especialmente a los trabajadores mayores. En el sector minorista, los problemas de envejecimiento afectan a las mujeres mayores que trabajan como cajeras de supermercados. Las dimensiones de las cajas de cobro de los supermercados se están reduciendo y esto representa un problema para los trabajadores con problemas de sobrepeso, en particular, las mujeres mayores. El sector bancario, a su vez, se ve particularmente afectado por la digitalización que implica la reestructuración del banco y la subida en número de despidos. Una solución para permitir a los trabajadores mayores mantener su trabajo consiste en cambiar sus tareas mediante la creación de un sistema de protección laboral. Gracias a este sistema, los trabajadores de mayor edad podrían cambiar su posición en su organización para seguir trabajando. De esta forma, podrían desempeñar roles que requieran menos actividad física y más actividad cognitiva.

También las adaptaciones específicamente laborales son clave para promover el envejecimiento activo. Estas adaptaciones son, por ejemplo, la adaptación del espacio físico de trabajo, el diseño ergonómico del equipo u otro tipo de soportes. Gracias a las nuevas tecnologías, la implementación de ajustes en los instrumentos de trabajo que ayuden a los trabajadores mayores a realizar su tarea es cada vez más fácil y más barata. Las nuevas tecnologías también han permitido el desarrollo de tecnologías de apoyo: objetos o elementos que ayudan a una persona a realizar su trabajo. Por ejemplo, software informático, programas de organización, grabadoras o temporizadores.

La adaptación del trabajo del empleado también es importante desde el punto de vista de la salud y la seguridad laboral. Los Equipos de Protección Personal (PPE) más comunes son los unisex y estandarizados, que no tienen en cuenta los problemas relacionados con el envejecimiento y el género, en particular las necesidades específicas de las mujeres mayores. A veces, el envejecimiento provoca cambios importantes en la morfología del trabajador, en particular con respecto al tamaño. En algunos casos, estos cambios podrían conducir a una mayor exposición a riesgos relacionados con el trabajo. Por esta razón, el PPE estándar u otra indumentaria de trabajo no se adapta a los trabajadores mayores.