6.2. Implicación de sindicalistas retirados/as

En muchos países, la afiliación sindical no tiene por qué terminar una vez que el trabajador/a se jubila. Las personas jubiladas pueden seguir formando parte del sindicato como miembros asociados. Muchos sindicatos ofrecen a las personas jubiladas la posibilidad de mantener su afiliación abonando una tarifa reducida una vez que dejan trabajar. Los trabajadores de más edad y los empleados jubilados representan un porcentaje significativo de las afiliaciones sindicales en Italia. En el Reino Unido, la proporción de miembros jubilados es pequeña (alrededor del 5%) pero aun así suponen una parte importante de la base de activistas.

Existen una variedad de razones por las cuales los sindicatos promueven abren su organización a las personas jubiladas:

 

  • Es una manera efectiva de abogar por los derechos a una pensión, especialmente para las personas retiradas que dependen de la pensión estatal para su jubilación. En el Reino Unido, por ejemplo, la Convención Nacional de Pensionistas ha desempeñado un papel importante en la protección del “triple bloqueo” que garantiza el aumento de la pensión según la opción más ventajosa de estas tres: la inflación, el crecimiento económico o un 2.5% anual.

 

  • Da voz a un grupo de trabajadores que, de otro modo, podrían ser excluidos del diálogo sobre políticas públicas y cuestiones laborales. Muchos sindicatos tienen grupos de miembros jubilados que ofrecen asesoramiento en políticas públicas que afectan a personas jubiladas. Algunos sindicatos también permiten a sus miembros jubilados presentar mociones en sus convenciones y así abogar por propuestas importantes para su electorado

 

  • Proporciona a las personas jubiladas una forma de mantener contacto con compañeros de trabajo en activo. En una encuesta realizada a miembros sindicales jubilados, el 81% explica que la razón principal por la cual mantienen su afiliación sindical es porque los mantiene en contacto con sus antiguos compañeros (Flynn & Croucher, 2006). Algunas empresas mantienen grupos de trabajadores jubilados para que puedan reunirse periódicamente e incluso volver a trabajar de manera esporádica.

 

  • Da voz a los sindicatos en asuntos comunitarios que afectan a las personas mayores como son el transporte local o la seguridad del vecindario. Activistas jubilados pueden actuar como embajadores para los sindicatos, dándoles representación en los consejos locales legislativos.

 

  • Proporciona una base de activistas que puede ser movilizada para trabajar en asuntos importantes relacionados con el entorno laboral. Muchos miembros sindicales retirados tienen experiencia como activistas o como representantes electos. Al igual que sucede en las organizaciones que echan mano de sus trabajadores jubilados para que aporten competencias cuando las necesitan en determinadas ocasiones, los sindicatos pueden movilizar a sus miembros jubilados en apoyo de campañas. Por ejemplo, UNISON depende de dichos miembros para apoyar campañas como la de defensa de un Acta de Atención Ética que anima a los ayuntamientos a establecer un estándar mínimo de atención social en los espacios laborales.

 

  • Los grupos de personas jubiladas pueden ser un buen lugar para involucrar a otras personas que se encuentren sin trabajo, como son las personas desempleadas o económicamente inactivas por razones de salud.

 

Miembros jubilados y envejecimiento activo en el entorno laboral

Los trabajadores jubilados tienden a permanecer en sindicatos porque estos les ofrecen servicios y medidas de bienestar. Por otro lado, los activistas sindicales de mayor edad, especialmente aquellos que solían trabajar en puestos ejecutivos de la estructural sindical, están involucrados como instructores en programas de formación de dirigentes sindicales o en otras actividades como llevar a cabo campañas o diseñar políticas. En sectores como la construcción, los jubilados han participado de manera formal e informal en programas de formación, ayudando a gente joven en su educación. En el sector de la provisión de cuidados, en el Reino Unido, algunos miembros jubilados son también “embajadores del cuidado”, una figura que promueve las oportunidades de trabajo en la industria, al tiempo que aboga por mejores formación y trayectorias profesionales para respaldar a quienes trabajan.

 

La participación de miembros jubilados en actividades de consultoría, orientación y asesoramiento en beneficio de jóvenes activistas y trabajadores en general se considera una buena práctica a pesar de que todavía no esté muy expandida.

 

Un representante sindical con el que hablamos explicó que la participación de trabajadores jubilados en todos estos procesos es importante por tres razones: primero, para “activarlos” y promover su inclusión; segundo, para poner a disposición de los trabajadores los servicios sindicales de consultoría fuera del horario laboral; tercero, para promover el intercambio de información entre los miembros de los sindicatos.

 

Preguntas para el diálogo:

¿Cuentan las personas jubiladas con la posibilidad de mantener sus redes de contacto laborales a través de sus sindicatos? ¿Les ofrece la afiliación sindical una manera de mantenerse conectadas?

¿Tienen los miembros jubilados voz en asuntos que tienen que ver con los trabajadores? ¿Es posible incorporar la perspectiva de las personas desempleadas a través de comités de trabajadores/as jubilados de modo que las medidas de envejecimiento activo se desarrollen de una manera más holística?

¿Se pueden movilizar las competencias y experiencias de los/as activistas jubilados con el fin de abordar problemas tanto laborales como comunitarios?

¿Pueden actuar los grupos de personas jubiladas como puente entre trabajadores y jubilados a la hora de para tratar problemas que afecten a ambos grupos?

 

Referencias

Flynn, M., & Croucher, R. (2006). Retired members in a British union. “Work, Employment and Society”, 20(3), 593-603.